Maternidad

          El amor más grande del planeta

18578525_10154612719018519_938171302_n

 Y es verdad… En el momento que ves la prueba de embarazo positiva tu vida cambia, te encuentras sumergida en una gran ola de sentimientos y miedos. A partir de ahí asumes la responsabilidad más grande, el de ser un solo corazón con esa personita que después de varios meses será el dueño de tu vida. El día que nació mi bebé ha sido para mí el más importante de mi existencia; había pasado días enteros imaginando como sería. Sin duda alguna superó mis expectativas cuando lo vi, y hago referencia no solo al físico, sino más bien a ese sentimiento que nace desde el momento que escuchas su llanto. Es como si te sacarán el corazón y te lo pusieran junto a ti. Recuerdo mucho su carita y su olor, moría de ganas por tenerlo más tiempo junto a mi, ya que mi bebé vino por medio de cesárea y tuve que esperar a que me suturen para poder tenerlo en mis brazos. Cuando llegó el momento y lo pude sentir más profundamente, sólo bastó agradecerle a Dios por ser parte del milagro más maravilloso que es el poder dar vida. Me sentí invencible y llena de fortaleza que únicamente ese ser tan chiquito me lo podía dar; también entendí que todos mis miedos eran muy superficiales ya que desde ese momento simplemente volví a nacer. Hoy mi bebé tiene 6 meses, es un gordito saludable que desde que me enteré de su existencia no he dejado de aprender de él. Cada día es una nueva aventura y motivo para sonreír. Él es mi mejor regalo y mi mejor maestro, a quien le prometí que juntos de la mano vamos a ser felices toda la vida .
AZ

 

Experiencia de una cesárea

 

18870175_10154705211524205_1118370024_o

Este artículo va dirigido para aquellas mamás que van a traer al mundo a sus bebés por medio de cesárea. Les contaré mi experiencia para que tengan una idea de como será y no estén tan temerosas como estuve yo, quizás por falta de información.

Durante todo mi embarazo y hasta el último control mi parto iba a ser natural, pero mi Doctor me comentó que le preocupaba que mi bebé sufriera al salir ya que me veía estrecha. Así que me realizó un tacto (que por cierto fue muy incómodo) sentí que me topó un huesito e inmediatamente dijo que no tenia que haberlo sentido. Me recomendó el parto por cesárea dejándome muy claro que la decisión final era mía. Después de analizar los pro y contra con mi esposo optamos por el método que nos sugirió; el mismo día mi Doctor me recetó una pastilla llamada Cytotec que serviría para inducir el parto, les cuento esto porque a mí me preocupo tomármela ya que el mismo Doctor me dijo que iba a ser un poco difícil que me la vendan porque además de inducir el parto, en dosis más altas la pastilla servía para limpiar el útero cuando surgía un aborto imprevisto, obviamente la dosis que él me mando era muy baja (el cuarto de la pastilla), el objetivo de esto era que él bebé en la cesárea se dé cuenta que ya iba a nacer y no sea tan brusco el alumbramiento; en conclusión me tomé cuatro horas antes del parto como me indicó el médico sintiéndome un poco angustiada, después y ya en la clínica comencé a sentir ganas de ir al baño y me indicaron que eran leves contracciones. Entré al quirófano y me recibió el Anestesiólogo y me puse un poco nerviosa pensando en lo que había escuchado de la epidural, ya sentada el Doctor me dijo que me relajara y que respire hondo que iba a sentir un pinchazo, la verdad no fue tan doloroso como pensé, cuando retiró la inyección, ya aliviada me indicó que esa era la anestesia para la epidural!!, yo dije: Dios mío! quería salir corriendo, de nuevo me dijo que me relajara y me aplicó la otra inyección esa no dolió solo sentí una sensación extraña, me acostaron yo movía mis piernas para asegurarme que se estuvieran durmiendo, en eso llegó mi Ginecólogo y comenzaron a organizar todo, vi que pusieron una manguerita por allá abajo y pregunté para qué era eso y me indicaron que era una sonda, luego pusieron una sábana frente a mí, yo tenía la sensación de que aún sentía mis piernas cuando el Doctor dijo ya vamos a comenzar a operar me agarró un ataque de ansiedad sentía que se me iba el aire, creo que se notó mi angustia ya que el Anestesiólogo me dijo que este tranquila que ya estaban operando, cuando me dijo eso me tranquilice por que no sentía nada, después de unos minutos escuché el llanto de mi bebe, fue lindísimo, me lo pasaron un ratito y luego se lo llevaron a limpiarlo. Cuando el Doctor acabó de cerrarme la herida, me pasaron a un cuarto de recuperación hasta que la anestesia se me pasara, esto duró alrededor de una hora. Después ya con mi bebé en mis manos subimos a mi habitación, en la tarde me limpiaron la herida y no sentí ningún dolor, durante ese día estuve tranquila y feliz con mi chiquito mi esposo y mi familia, el segundo día si fue más doloroso, me sacaron la sonda y me hicieron parar para que tomara un baño. Me maree y me costo caminar en fin esa fue la única parte fea de mi cesárea. Como dato adicional y muy importante me gustaría indicarles que no se asusten cuando les baje bastante sangre es normal, ya bañada y fresca ese día pase tranquila, al tercer día ya por fin me dieron de alta y emocionada fuimos a casa con nuestro bebé.

Espero les haya aclarado algunas dudas con mi experiencia y no se asusten, a pesar de que cada mamita es un mundo diferente créanme lo que viene luego es maravilloso!!

PV

A veces, cuando deseas un milagro, obtienes dos!

18838362_10213088077174778_631867664_o

Sometimes, when you wish for a miracle, you get two! A veces, cuando deseas un milagro, obtienes dos! Si! Soy mamá de mellizos. Es una experiencia única. Cuando el Doctor me dijo que estaba casi seguro de que serían dos estaba tan feliz tan feliz, que mi alegría no me cabía en el cuerpo, gracias a Dios mis dos milagritos no me dieron ningún problema durante el embarazo solo que crecieron y crecieron y al final ya la piel no daba mas. Llegué a la semana 39! me practicaron una cesárea y ahí estaban mis dos amores llenos de vida y llenaron mi vida de las emociones mas fuertes. Siempre pensé: como iba a hacer cuando los dos lloren al mismo tiempo, o cambiarlos, o alimentarlos? Uno planea tantas cosas que al final todo sale por instinto, y poco a poco vas teniendo experiencia y no te das ni cuenta. Nunca me olvidaré que uno de los días en que estuve con ellos en el hospital después de su nacimiento en un momento me quedé sola. Todo el mundo se fue, después de que mi habitación había estado llena de visitas, pocos minutos antes, ese fue el momento de la primera prueba, los niños como por arte de magia empezaron a llorar, como si ellos ya sabían que tenían que probar a mamá para saber que hacía. Me tuve que parar e ir hacia las cunas y con el dolor de mi cesárea (era la segunda vez que me paraba) agarrar a uno por uno y traerlo hacia mi cama, no me funcionó pero ya por lo menos los tenía cerca. Creo que alcancé a medio pensar que lo que se venía no iba a ser fácil ni para mi ni mi esposo. Ya en la casa todo fue cuestión de paciencia, orden, sacrificio y mucho mucho amor. Fila de biberones, cajas de pañales, cantidad de leches, cesta llena de ropa, solo salir una tarde indicaba que la cajuela del carro se llenaba de lo más esencial para ellos, todo por partida doble. Como mamá de mellizos creo que una de las primeras virtudes que aprenden tus hijos es a tener paciencia, uno de ellos siempre tiene que esperar a que mamá o papá termine con uno para darle o hacerle algo y decirle al otro “espere un ratito” “you have to wait”, es chistoso pero los niños son diferentes a cuando una mamá solo tiene un bebé, ya que con uno la atención se concentra sólo en el, que al tener dos al mismo tiempo. Ellos tienen que aprender a “esperar”,pero también son cuatro manos las que te abrazan al mismo tiempo, reparto besos al mismo tiempo, dos que aprenden a caminar al mismo tiempo, se tienen siempre compañía por que se tienen el uno al otro desde que compartían la barriga de mamita, y la emoción mas grande cuando aprendieron a decir mamá al mismo tiempo. Definitivamente mi vida cambió después del parto, con mi esposo nos organizamos con horarios que a partir de los 3 meses pudieron ser cumplidos, y creo que es lo mejor que pudimos hacer con ellos, por que sino estuviéramos medios locos. Es más, con él siempre decimos si con dos ha sido fácil, cómo hubiera sido la experiencia si fuera solo con uno. (Regalado o facilito como decimos en Ecuador).

KN

 

 

 

La lactancia una mágica experiencia en la que es normal que existan días difíciles

19212659_10154748216889205_1030119175_o

Cuando nace tu bebito lo único que quieres es tenerlo entre tus brazos y una de las primeras cosas que tienes que hacer es darle de lactar, Es en ese momento en donde se genera una gran expectativa; acercar a tu bebé al seno para que sienta tu pezón, lo agarre y ver como mágicamente tu bebé se alimenta de lo mejor que le puedes dar como es tu pecho. Pero muchas veces la realidad es otra o al menos para mí lo fue, la primera vez que le das el seno a tu bebé él no esta acostumbrado a comer de ese modo, su boquita es tan chiquita que se le hace difícil meterla en tu pezón, tu buscas la manera y la postura para que tu chiquito este cómodo y pueda comer, en ese momento tu espalda sufre las consecuencias, además te vas a sentir un tanto frustrada, vas estar rodeada de gente como tu mamá, suegra, tías, etc y verán tu angustia y te llenarán de consejos para que estés más cómoda y te sientas mejor, y si; vas a querer decir una o dos malas palabras para que no te molesten, pero recuerda que esos consejitos serán dados con mucho amor. Algo que también es un poco molesto es que las primeras tomas son un poquito dolorosas, pero no te preocupes solo será por unos cuantos días hasta que tu cuerpo se acostumbre, quizás un par de semanas hasta que tu bebé y tú se entiendan, luego va a ser el más lindo nexo entre ustedes dos, personalmente a mi me encanta verlo tomando su lechita mirándonos mutuamente y que de repente me regale una sonrisa, es uno de los momento más hermosos que como madre se puede tener y no lo cambiaría por nada del mundo.

PV

Una palabra que marcará tu ruta en la maternidad es la paciencia, no te sientas mal o que estás fallando si al principio las cosas no son como esperabas con la lactancia. Créanos la naturaleza es sabia y llegará el día en que sientas al máximo esa conexión con tu bebé en donde las cosas fluirán por si solas. Cuando estás amamantando recuerda que no sólo le estás dando los mejores nutrientes sino que también le estás dando los mejores momentos de complicidad, amor, protección a tu bebé! No tires las toalla intenta con paciencia, aprende a discernir los consejos que en ese momento todo el mundo te quiere dar y déjate llevar por el mejor instinto el de ser mamá. Nadie más en el mundo te conoce mejor que tú bebé.
AZ

No eres mala madre simplemente te sientes cansada

18519128_10154612719023519_1134278483_o

Tener a un bebé es un gran acontecimiento que trae un sin número de nuevas actividades. La lactancia, limpiar el ombligo, cambiar pañales, bañar al bebé son unas de las tantas cosas que te tocará hacer. Estarás llena de emoción porque serás guiada por tu instinto materno y apoyada en los consejos de tu mamá, suegra, hermanas, etc. Te vas a preguntar qué tan bien lo estás haciendo y te sentirás plena. Pero también pasarás días en que te cuestiones: en serio puedo con todo esto? En serio seré lo suficientemente buena? Por qué son cambios tan radicales? En que me metí?. En este corto camino que he recorrido de la maternidad he llegado a la conclusión de que como madre debemos de estar conscientes de que somos humanas y que nadie nace con un manual de cómo ser la mamá perfecta. Hace días leí un comentario de una mamá que nos escribió acerca de la depresión post parto. En lo personal gracias a Dios no pase por esta etapa en la cualquier madre indistintamente de la condición en que traiga a su bebé al mundo puede entrar. La depresión post parto es una realidad. Tengo amigas que si han atravesado por este proceso y me comentan que no importa qué tan acompañada y apoyada estés simplemente sientes un gran vacío y tristeza que no puedes explicar el porque. Y es comprensible las hormonas están en un festín que les llevará un par de meses a que se estabilicen. Creo que si alguien está pasando por esta etapa no debe de olvidar que no se está sola, que no lo está haciendo mal y peor que es una mala madre simplemente tu cuerpo se está equilibrando. Las mujeres tenemos una fuerza indescriptible que nos hace sobrepasar las pruebas más duras que se nos presentan en la vida. Así que si estás pasando por esto respira, habla con tus familiares que ellos sabrán canalizar el tipo de ayuda que necesitas para solucionar este proceso. Trata de programar un tiempo para ti, no te culpabilices ni te exijas demasiado, todo pasa poco a poco te sentirás bien.

AZ

 

 

 

¡La familia del comercial de TV!

19688555_10158836077165648_187981353_o

Estamos constantemente bombardeadas con imágenes perfectas, de mujeres perfectas recién dadas a luz, con sus bebés perfectos, en un sueño profundo perfecto, con su esposo perfecto, en su casa perfecta. La perfección de televisión es la que me imaginaba que sería mi vida, claro, antes de saber lo que me esperaba. Como si fuera una alcohólica en rehabilitación, puedo ahora admitir… TUVE DEPRESIÓN POSTPARTO, y hay días en que aún la tengo. Mi hija Caye nació por cesárea. Tuve el mejor embarazo del mundo, ni una náusea , ni un dolor, ni un solo cansancio, y sobre todo un esposo que me mimaba de aquí a la luna. Nosotros planeamos ser padres, la queríamos tener con locura. Soñaba con ser mami y por fin lo iba a ser. Parecía que todo sería como de revista. Perfecto. Mientras estuvimos en el hospital estaba bien, con familia y con enfermeras dispuestas a ayudar a esta novata en el proceso de ser madre. Todo empezó a ir de caída cuando llegamos a casa. Yo soy mami a tiempo completo. Mami, empleada doméstica, enfermera, chofer, niñera, esposa. Todo esto es abrumador sin tener depresión postparto, pero es casi mortal padeciendo de DPP. Créanme, no soy mala madre, aunque lo que les voy a contar me haga sonar como la peor. Por favor no juzguen. Desde el día que llegamos a casa hasta los 6 meses mi hija no paró de llorar conmigo. Si estaba despierta y en mis brazos o en mi compañía, estaba llorando. Yo le gritaba para que pare y ella lloraba más. Ella lloraba y yo lloraba. Mis días y noches eran eternos, y yo lloraba o pasaba furiosa. No disfrutaba de mi hija ni un poco, sentía que mi trabajo era el mantenerla viva y limpia, y lloraba. Yo simplemente no la quería, y claro, la conciencia de no quererla me hacía llorar aún más. Mis conocidas en fb posteaban fotos de sus bebés escribiendo lo mucho que les amaban y la bendición que eran esos bebés en sus vidas. ¿Y yo? No, yo no. Yo no sentía eso. Aunque había leído acerca de la DPP todo el embarazo, no veía lo que estaba pasando. Lloraba con mi mamá y le decía que yo creía tener depresión postparto, y ella me decía que eso no existe y yo me lo creía. Cabe recalcar que mi mami es de otra época. Creo que no confiar en mí y por ende no hacerme atender lo antes posible lo hizo mucho peor. Pasaron más meses, y nada fue mejorando. NADA. Ni un poquito. De hecho todo se empezaba a hacer peor. Mi hija tenía preferencia por mi esposo y eso me dolía, me dolía tanto que sentía que mi hija no me quería, así que dejé de quererle, de paso, a mi esposo también. Era yo contra el mundo. Todos eran mis enemigos. Lloraba y lloraba y sólo pensaba en que todos estarían mejor sin mí. Estaba hundida en una tristeza fuera de este mundo. Todo me hacía llorar o enfurecer. Había llegado a mi límite al tener ésta depresión por más de un año. ¡MAS DE UN AÑO! Había perdido el primer año de vida de mi hija prácticamente sumida en odio, tristeza, rabia. Había perdido el amor por mi pareja. Había perdido mi felicidad. Algo tenía que cambiar. No podía seguir sintiendo estas cosas sin sentido. Eso no era normal, y no podía ser yo la única que estaba pasando por esto. ¿Por qué solo yo la única de la familia, la única del mundo? ¿Era yo simplemente la mala? En algún momento maravilloso de lucidez tomé el teléfono y le llamé al pediatra para que me refiera a un psicólogo que trate la depresión postparto. El doctor me dijo que había esperado mucho. Entre más pasa el tiempo, más difícil de tratar la depresión. ¿Por qué esperé tanto? Pues, no conocía a nadie con depresión postparto, o por lo menos nadie me lo había admitido. No quería ser la loca, la rara, la que no le quiere a su bebé, la mala madre. Traté de aparentar ser la mami perfecta, de esas con la casa y bebe perfecta. Todo lo que las publicidades te hacen creer que es lo normal. Yo quería ser normal y perfecta. Mi hija ahora tiene 2 años, de carácter fuerte, testaruda desde el día que nació. Es feliz y es triste, es loca y cuerda, es llorona y es sonreída, es enojona y es una payasita. Ella no es fácil. Nunca lo fue. Es lo que es. Somos una familia real, muy lejos de ser perfecta. Somos simplemente nosotros. Hay días locos donde el llanto me gana. Trato de no volver a olvidar que es normal, porque no somos de revista, no somos actores y actrices y no estamos actuando ni posando para un comercial. ¡Es la vida! Tener depresión postparto es normal, está lejos de ser perfecto, pero es humano. Es real.

Soy Cris, y no tengo vergüenza de admitir que tuve depresión postparto, y, en días como hoy, aún la tengo.

CE

 

 

 

El día en que me di cuenta lo importante que eras para mí, (sangrados durante el embarazo)

20049019_10154837653889205_1774956186_o

Los tres primeros meses son cruciales en el embarazo de una mujer. Estaba en el segundo mes de gestación y hace pocos días me había enterado de mi embarazo, me encontraba contenta e ilusionada, una mañana me levante para ir al baño como de costumbre y sentí un dolor al orinar me revise y me di cuenta que había sangrado, me asusté mucho le conté a mi esposo y llame a mi mamá me dijo que vaya de inmediato alguna clínica a hacerme un eco, llegamos muy angustiados. Cuando el médico me examino dijo que se me había desprendido una pequeña parte de la placenta me indicó que era algo común en madres primerizas y lo único que tenía que hacer era reposar y tomar Progesterona (es una hormona que ayuda a preparar al útero para la implantación de el óvulo) me sentí un poco más relajada pero preocupa a la vez en ese momento se te pasan mil cosas por la cabeza y me di cuenta lo importante que es esa cosita tan chiquita comenzó a ser para mí; los siguientes días tuve lijeros sangrados de color rosado eso es algo normal ya que debes eliminar lo que se te desprendió, pero ojo si tienes aún un sangrado rojo intenso debes correr de nuevo al médico. Los días posteriores fueron un poco feos, cada ves que iba al baño tenia la sensación que iba sangrar de nuevo y tenía sueños en que perdía a mi bebito, me levantaba llorando y eso que yo no soy llorona jaja y es que también tus hormonas están a mil y eso tampoco ayuda mucho, pero como una doctora me dijo -no te culpes si pierdes a tu bebé, en este primer trimestre es algo que le ocurre a muchas mamis no eres la única es algo natural del cuerpo humano, nuestro cuerpo no es perfecto e imagínate si todas las mamitas tuvieran a sus bebés en el primer intento el mundo estaría repleto de gente, no te sientas mal y no pienses que es tu culpa. En mi caso gracias a Dios mi bebé se logró retener en mi pancita y los días siguientes estuve en reposo total eso quiere decir estar acostada todo el día, para mi fue un poco difícil por que soy una persona muy activa pero por la seguridad de mi chiquito repose tres semanas y el resultado de eso es que ahora tengo a mi hijo conmigo y es un lindo niño de cuatro meses.

PV

 

 

 

¿Cómo escogí el nombre de mi bebé?

Resultado de imagen para como escoger el nombre de tu bebe papa 2.0

Sin duda escoger el nombre para tu bebé es una de las cosas que más vueltas te va a dar vueltas en la cabeza después de que te confirmen si es un varoncito o una niña. Antes de ser mamá siempre la tuve clara, si algún día tengo un hijo/a me gustaría que lleve un nombre fuerte, fácil de pronunciar y que tenga un significado muy especial. Mi búsqueda empezó cuando me confirmaron que tendría un niño, comencé a buscar como lo llamaría porque ya quería conversarle todos los días por su nombre. Me gustaban algunos tradicionales pero paradójicamente algunos niños de mi familia ya lo tenían y aunque las repeticiones son válidas, me mantuve firme en la idea de que mi bebe venía por cosas grandes a este mundo y por eso tenía que llamarlo con un nombre especial. Por eso escogí Dante, para algunos raro, para otros quizás no muy agradable. En lo personal me encanta ese nombre y es lo único que me importó. Cuando leí lo que significaba no le di más largas al asunto y me sentí convencida que era así como se tenía que llamar. Dante: “Hombre de carácter firme” como su principal descripción. Es así como empezó su identidad. Le escogí un segundo nombre “Jesús” ya que desde que me enteré de sus existencia puse todo en mano de Dios, para que sea un niño feliz y lleno de amor. Si me piden un consejo de cómo encontrar el nombre perfecto. Creo que sin duda debe ser algo que le guste a sus padres y que tenga un lindo significado. Gracias a la tecnología podemos encontrar un listado de nombres en internet que son de gran ayuda..

AZ

 

 

 

Ahora tu tiempo es compartido

Once_síntomas_de_la_depresión_posparto

Este tema fue fuerte para mí, nunca pensé vivirlo, la verdad mi vida antes de tener a mi bebé no era muy sociable pero si de vez en cuando salía con mi esposo a reuniones con amigos. Con la llegada de mi chiquito pasé en casa de mi mamá al rededor de veinte días. Debo confesar que ya estaba loca por volver a mi vida cotidiana. Al regresar a casa justo el fin de semana un amigo que vivía cerca planeo una reunión en su casa, yo estaba entusiasmada por salir obviamente llevando a mi chiquito que iba cumplir un mes, estaba muy contenta ya arreglándome vi a esposo pensativo y me dijo que si me parecía prudente salir con el niño por que aún estaba chiquito y podría afectarle el frío y el humo a cigarro que de seguro iba a ver, me molesté mucho sin pensar que lo que decía era verdad, muy enojada le dije que sólo vaya él que quería estar sola, en ese momento me di cuenta de como cambio mi vida, me sentía frustrada pensaba que ya no iba poder hacer lo mismo de antes y que mi tiempo ya no me pertenecía y lo que más me molestaba es que sentía que la más afectada era yo no mi esposo y me parecía injusto, esa noche pasé mal y resentida. Al día siguiente él me vio que estaba aún molesta y me dijo que conversáramos y le explique como me sentía, me entendió y me hizo caer en cuenta que es algo que nos iba a tocar vivir de hoy en adelante. Después de unos día me di cuenta del drama que arme y lo irresponsable que hubiese sido sacar a mi bebé ese día, pero creo que es algo normal cuando te das cuenta de que ya no eres solo tú y que tu vida va a cambiar en muchos aspectos. No te preocupes solo tienes que tener paciencia y podrás hacer de nuevo lo que te gustaba pero junto con la personita que te va a robar tu corazón.

PV

 

 

 

Me llamo Patthy y soy Doula

doula-blog-mamas-modernas-bmm-call (1)

Mi nombre es Patricia Muñoz Oquendo tengo 34 años, soy mamá de dos varones Nicolás y Martin de 15 y 14 años y dos nenas Rafaella y Luhana de 6 y 4 años, les voy a contar el porqué quise la profesión de Doula en mi vida, pues bien la Doula para las que no conocen el término es la mujer capacitada para brindar apoyo emocional, físico y de información a la madre en el momento del embarazo, del parto, el posparto, la lactancia y crianza con información, técnicas, sugerencias y recursos que utilizamos.

Hace 15 años cuando me quede embarazada recibí el acompañamiento de una Doula – Partera ella empodero mi embarazo y muchas decisiones que debía tomar como madre primeriza, me sentí muy cómoda en mi parto aunque sentí que me falto más información en el posparto, a partir de eso decidí investigar más y apoyar a más mujeres para que logren tener el parto que desean y sea lo más Mamífero posible. ¿Y como comenzar este camino me pregunte? Lo mejor era pedirle ayuda y guía a mi Doula-Partera que me apoyara en este inicio, me dejara acompañarla para poder aprender de ella, así fue como obtuve la formación de muchas parteras ancestrales y urbanas, médicos ginecólogos y Doulas, obtuve más conocimientos, experiencias y muchas enseñanzas, tuve el Honor de conocer a Michel Odent, Laura Gutman, Carlos Gonzalez entre otros iconos del Parto y la Crianza Respetada, seguí un año de Emergencias médicas y psicología, atención Pre-hospitalaria Básica, primeros auxilios, cursos prenatales (profilaxis), lactancia básica y avanzada aquí en el Ecuador y en USA, cursos de moderadores en prevención de discapacidades y sexualidad responsable, etc.

La Clínica la Primavera me abrió sus puertas en el 2005 y me convertí en su primera Doula, trabaje con varios médicos ahí, cuando deje de trabajar en ese lugar estaba muy convencida de que esto era lo que me encantaba hacer soy Doula alrededor de 14 años y he acompañado los partos de la mayoría de mujeres de mi familia política y más o menos como 800 mujeres hasta el momento, tanto en sus embarazos como en sus partos en varios hospitales como el Metropolitano, Primavera, Valles, Mujer, MSP, Internacional, Infes, etc y en el proceso de lactancia y crianza, cada vez que las preparo en sus embarazos tengo el fiel convencimiento de sentir que ellas confían en sus cuerpos, en su instinto y en lo que son capaces de hacer, realmente acompañar un parto es una cosa indescriptible siento como volver a dar a luz con cada una de ellas, me siento agradecida con todas esas mujeres y sus parejas que me invitaron a ser parte de este momento tan importante de sus vidas les agradezco infinitamente por la confianza y complementar apoyando a su lactancia y crianza me hace sentir mas plena aún, que realmente vale la pena el haber decidido por esta profesión; hace 3 años complemente ese apoyo a la maternidad ya más formalmente con la creación de Circulo de Lactancia y Crianza Vertiente de Amor y Vida el cual da apoyo 100% a todas las mujeres en su puerperio y a muchas en el embarazo también ya sea de manera virtual por el whatsapp o presencial con charlas, este grupo ha empoderado a muchas madres, ha hecho de su maternidad más plena sintiendo que no están solas; para mi el padre tiene un rol súper importante y en mis charlas les digo siempre lo importantes que son, para ellos también cree un chat de apoyo es una dinámica distinta pero los ayuda mucho; esta idea de mantener una Tribu de apoyo la tuve hace mucho tiempo pero nunca la concrete porque no tenia un espacio o capaz la decisión para hacerlo, la verdad me siento muy contenta de ser Doula realmente todos los días aprendo algo con cada mujer embarazada, en cada parto que acompaño y posterior en su puerperio, cada madre es un mundo y cada bebé de la misma manera, siento mucho orgullo, una suprema admiración de la fortaleza que tenemos las mujeres que es realmente única, el poder de la mujer no tiene comparación, la solidaridad que tenemos en nuestro grupo hace que cada una ella sienta como que todas fueran amigas aun sin conocerse, el apoyo que hemos logrado de la pareja es el pilar más importante de todo este proyecto de apoyo, siento que han cambiado muchas cosas los padres después de la información que tienen son más activos en todas las etapas alrededor de la maternidad ahora, en este grupo que lidero apoyo a muchas madres solteras, madres que han dado o no de lactar, sugiriendo una crianza con mucho respeto hacia sus bebés, nuestra Tribu de Apoyo ha creado una hermandad entre las mamis y tengo en el grupo mamás de todos los lugares del país y fuera de él también, me siento bendecida ya que he logrado muchas cosas que he anhelado para que gracias a la solidaridad que tenemos logremos cosas grandes, tengo muchos proyectos e ideas entre los que ya se han concretado poco a poco son el Mamis Emprendedoras que da apoyo a las mamis y mujeres que quieren vender sus emprendimientos para poder quedarse en casa con sus bebés, Madres de Leche que es un Banco de Donación de Leche Materna, Alianzas con el Ministerio de Salud y Municipio, haber participado en la semana de la Lactancia junto al MSP y otras entidades, apoyamos en tesis sobre la maternidad y lactancia, hemos hecho muchas alianzas para descuentos a nuestras madres, Charlas a Adolescentes sobre Prevención de Discapacidades en el Embarazo y Sexualidad Responsable en colegios y pues tengo muchos proyectos más en mente que espero todo salga a su tiempo, ahora tengo el apoyo de la Doula Nataly Ponce para seguir creciendo con esta gran idea y de muchas mamis que aman la Tribu, seguimos acogiendo a muchas madres más y realmente siento que poco a poco vamos cambiando el mundo con esta visión de respeto, porque pienso que Nacer, Criar con amor y Respeto cambian el Mundo, en general muchas cosas que antes nuestras madres no sabían y ahora con nuevos estudios y basados en evidencia científica les enseño a cada madre, padre y también muchas veces a las abuelitas, hemos descubierto muchas cosas hermosas, muchos cambios en creencias y mitos, realmente amo mi profesión, amo lo que hago, amo ayudar, amo acompañar, amo los bebés, amo informar y empoderar a sus madres para que todas logremos ser muy felices con las decisiones que hemos tomado, aunque a veces nos equivoquemos con eso pensemos que somos malas madres tener herramientas para cambiar muchas cosas es muy enriquecedor, tener más experiencias y guía pienso que es muy bueno para todas..

Muchas gracias mi Pame por la oportunidad de contar mi historia del porque decidí ser Doula.

10941943_10153555699663572_1244882524_o

thumbnail_10579151_10153548335728572_865683269_o

 

Con cariño

Doula Patricia Muñoz Oquendo

0992719785

http://www.vertientedeamoryvida.com

 

 

 

No le dejes de dar tu lechita

__lactancia-p

 Una de las experiencias más lindas de ser mamá es dar de lactar a tu bebé, sentir esa conexión entre los dos es hermoso, además que tu lechita le ayuda muchísimo protegiéndolo de alergias, enfermedades, etc. Desde que nació mi chiquito nunca se a enfermado ni a tenido ningún problema y se que a sido por que desde su primer día de vida le he dado de mi seno. Recuerdo que cuando estaba recién nacido hasta los seis meses me extraía leche durante todo el día, dormía con recolectores por que se llenaban súper rápido los senos y me dolían mucho, yo pensaba que eso iba a ser siempre, pero ahora que mi bebé tiene ocho meses me di cuenta que eso cambia, ahora ya no se llenan al menos de que no le haya dado de lactar durante varias horas y por lo general mi pechos están suavesitos, al principio me asusté por que pensé que ya no estaba produciendo tanta leche, pero el que tus senos no estén duro no es sinónimo de que ya no estés produciendo, eso significa que tu bebé esta comiendo más y debes alégrate por eso, muchas mamitas sintiendo sus pecho suaves empiezan a complementar la lactancia con fórmula pensando que su bebé no esta comiendo lo suficiente pero el cuerpo es sabio y produce lo que tu chiquito necesita.  Así que tranquila mientras más le des de lactar más vas producir y tu hijo te lo va a agradecer toda la vida.

PV