Publicado en Maternidad

Tu bebé y tú, ahora tu tiempo es compartido

Once_síntomas_de_la_depresión_posparto.jpg

Este tema fue fuerte para mí, nunca pensé vivirlo, la verdad mi vida antes de tener a mi bebé no era muy sociable pero si de vez en cuando salía con mi esposo a reuniones con amigos. Con la llegada de mi chiquito pasé en casa de mi mamá al rededor de veinte días. Debo confesar que ya estaba loca por volver a mi vida cotidiana. Al regresar a casa justo el fin de semana un amigo que vivía cerca planeo una reunión en su casa, yo estaba entusiasmada por salir obviamente llevando a mi chiquito que iba cumplir un mes, estaba muy contenta ya arreglándome vi a esposo pensativo y me dijo que si me parecía prudente salir con el niño por que aún estaba chiquito y podría afectarle el frío y el humo a cigarro que de seguro iba a ver, me molesté mucho sin pensar que lo que decía era verdad, muy enojada le dije que sólo vaya él que quería estar sola, en ese momento me di cuenta de como cambio mi vida, me sentía frustrada pensaba que ya no iba poder hacer lo mismo de antes y que mi tiempo ya no me pertenecía y lo que más me molestaba es que sentía que la más afectada era yo no mi esposo y me parecía injusto, esa noche pasé mal y resentida. Al día siguiente él me vio que estaba aún molesta y me dijo que conversáramos y le explique como me sentía, me entendió y me hizo caer en cuenta que es algo que nos iba a tocar vivir de hoy en adelante. Después de unos día me di cuenta del drama que arme y lo irresponsable que hubiese sido sacar a mi bebé ese día, pero creo que es algo normal cuando te das cuenta de que ya no eres solo tú y que tu vida va a cambiar en muchos aspectos. No te preocupes solo tienes que tener paciencia y podrás hacer de nuevo lo que te gustaba pero junto con la personita que te va a robar tu corazón.

PV

Publicado en Sin categoría

Ahora tu tiempo es compartido

Once_síntomas_de_la_depresión_posparto.jpg

Este tema fue fuerte para mí, nunca pensé vivirlo, la verdad mi vida antes de tener a mi bebé no era muy sociable pero si de vez en cuando salía con mi esposo a reuniones con amigos. Con la llegada de mi chiquito pasé en casa de mi mamá al rededor de veinte días. Debo confesar que ya estaba loca por volver a mi vida cotidiana. Al regresar a casa justo el fin de semana un amigo que vivía cerca planeo una reunión en su casa, yo estaba entusiasmada por salir obviamente llevando a mi chiquito que iba cumplir un mes, estaba muy contenta ya arreglándome vi a esposo pensativo y me dijo que si me parecía prudente salir con el niño por que aún estaba chiquito y podría afectarle el frío y el humo a cigarro que de seguro iba a ver, me molesté mucho sin pensar que lo que decía era verdad, muy enojada le dije que sólo vaya él que quería estar sola, en ese momento me di cuenta de como cambio mi vida, me sentía frustrada pensaba que ya no iba poder hacer lo mismo de antes y que mi tiempo ya no me pertenecía y lo que más me molestaba es que sentía que la más afectada era yo no mi esposo y me parecía injusto, esa noche pasé mal y resentida. Al día siguiente él me vio que estaba aún molesta y me dijo que conversáramos y le explique como me sentía, me entendió y me hizo caer en cuenta que es algo que nos iba a tocar vivir de hoy en adelante. Después de unos día me di cuenta del drama que arme y lo irresponsable que hubiese sido sacar a mi bebé ese día, pero creo que es algo normal cuando te das cuenta de que ya no eres solo tú y que tu vida va a cambiar en muchos aspectos. No te preocupes solo tienes que tener paciencia y podrás hacer de nuevo lo que te gustaba pero junto con la personita que te va a robar tu corazón.

PV