Publicado en Maternidad

El amor más grande del planeta

 Y es verdad… En el momento que ves la prueba de embarazo positiva tu vida cambia, te encuentras sumergida en una gran ola de sentimientos y miedos. A partir de ahí asumes la responsabilidad más grande, el de ser un solo corazón con esa personita que después de varios meses será el dueño de tu vida. El día que nació mi bebé ha sido para mí el más importante de mi existencia; había pasado días enteros imaginando como sería. Sin duda alguna superó mis expectativas cuando lo vi, y hago referencia no solo al físico, sino más bien a ese sentimiento que nace desde el momento que escuchas su llanto. Es como si te sacarán el corazón y te lo pusieran junto a ti. Recuerdo mucho su carita y su olor, moría de ganas por tenerlo más tiempo junto a mi, ya que mi bebé vino por medio de cesárea y tuve que esperar a que me suturen para poder tenerlo en mis brazos. Cuando llegó el momento y lo pude sentir más profundamente, sólo bastó agradecerle a Dios por ser parte del milagro más maravilloso que es el poder dar vida. Me sentí invencible y llena de fortaleza que únicamente ese ser tan chiquito me lo podía dar; también entendí que todos mis miedos eran muy superficiales ya que desde ese momento simplemente volví a nacer. Hoy mi bebé tiene 6 meses, es un gordito saludable que desde que me enteré de su existencia no he dejado de aprender de él. Cada día es una nueva aventura y motivo para sonreír. Él es mi mejor regalo y mi mejor maestro, a quien le prometí que juntos de la mano vamos a ser felices toda la vida .
AZ