CINCO CONSEJOS PARA CRIAR NIÑAS Y NIÑOS EMPÁTICOS EN CASA

PROFESIONALES

Escrito por Careli Gutiérrez

Quiero presentarles a la invitada del día de hoy Careli Gutiérrez ella es Psicóloga especialista en intervención clinica en niños y adolecente y fundadora de Pieza por Pieza un Centro que imparte terapias, asesorias, curso y conferencia relacionadas al bienestar de niños, adolecentes y sus familias.

Tod@s sabemos la importancia que tenemos como madres y padres educando a la generación del futuro y un tema primordial es la EMPATÍA. 

A veces se necesita tener al lado nuestro a personas que nos enseñen a entender, personas que nos juzguen menos y no nos señalen a cada paso que damos ¿No crees?

178545681_549206409383255_5646772035396692893_n

Todo empieza en casa, así que te dejo aquí cinco consejos para inculcar la empatía en nuestr@s hij@s … 

1.Usa Lenguaje Emocional en Casa 

¿Qué es eso? 

Para entender que la persona de al lado se encuentra triste, enojada, feliz, etc., primero, debo reconocerlo en mí, saber cómo se siente esa emoción y que es algo normal que nos sucede a tod@s. 

Podemos comenzar enseñándoles los nombres de las emociones, cómo se sienten en él o ella, qué hacer cuando me enojo o me pongo triste y cómo me puede ayudar el otro cuando yo me siento así… 

2.  El ejemplo 

Podemos querer que nuestros hij@s vean a un compañero triste y se acerquen a ayudarle, pero si nosotros vemos a nuestra vecina triste y comentamos “Otra vez de drama“Que exagerada”, el ejemplo siempre le va a ganar a la palabra. 

Intenta mostrar en tu día a día ejemplos de empatía, incluso en cómo te expresas con ell@s: 

Ejemplo: 

EVITAR: “Las niñas bonitas no se ponen tristes, venga, sonríe”  

PREFERIR: “Veo que estás triste, ¿Cómo te puedo ayudar? 

Cuando actuamos así con ell@s, es esperado que repitan la conducta por sí sol@s.   

3. Practicar, practicar, practicar… 

¿Cómo?, con situaciones cotidianas, hagan el ejercicio de cómo creen que se siente el otro y qué podemos hacer. Incluir cuentos también puede ser muy valioso. 

“Tu hermana se fue a su cuarto cuando no la escuchaste, ¿cómo crees que se sintió?”, “¿Cómo podemos ayudarla si se siente triste?”, “¿A ti qué te funciona?”. 

4. Diversidad de situaciones, actividades comunitarias y más… 

Saber que la realidad que vive en casa no es igual para tod@s es muy importante para la empatía, hablemos de la diversidad que existe en TODO, en los tipos de familia, situaciones, economía, ciudades, alimentación, etc. 

Actividades como donar juguetes y que ell@s puedan ver quién los recibe, hacer un dibujo a un compañero al que vio triste, ayudar a su hermana que está enojada porque no le sale su proyecto, no gritar en casa pues un miembro de la familia está enfermo. Todo lo anterior ayuda a que pongamos atención en el otro y hagamos lo que está en nuestras manos para ayudarlo. 

5. Déjalo fluir… 

No hay que forzar las cosas, si no quiere hacer alguna actividad o ayudar a un compañero, etc. No debemos obligarl@s a hacerlo.  

Siempre intenta llevarl@ a la reflexión, pero recuerda, decir perdóname” de mal humor, no enseña nada, en cambio si después de platicarlo decide realizar alguna acciónaunque no sea la que teníamos en mente, como abrazar al compañero que golpeó u ofrecerle de su comida, esa acción si vale todo el esfuerzo. 

Los pequeños cambios hacen toda la diferencia… 

Lic. Careli Gutiérrez  

Directora General 

Da click para ingresar directo a : 

WhatsApp: 55.38.98.53.52 

Facebook:  PiezaporPieza 

Instagram: Piezaxp 

Página Web:  PiezaporPieza.com 

 

 

 

A veces cuando deseas un milagro, obtienes dos!!!

TU TESTIMONIO

Autor: Karla Navarrete

Sometimes, when you wish for a miracle, you get two! A veces, cuando deseas un milagro, obtienes dos! Si! Soy mamá de mellizos. Es una experiencia única. Cuando el Doctor me dijo que estaba casi seguro de que serían dos estaba tan feliz tan feliz, que mi alegría no me cabía en el cuerpo, gracias a Dios mis dos milagritos no me dieron ningún problema durante el embarazo solo que crecieron y crecieron y al final ya la piel no daba mas. Llegué a la semana 39! me practicaron una cesárea y ahí estaban mis dos amores llenos de vida y llenaron mi vida de las emociones mas fuertes. Siempre pensé: como iba a hacer cuando los dos lloren al mismo tiempo, o cambiarlos, o alimentarlos? Uno planea tantas cosas que al final todo sale por instinto, y poco a poco vas teniendo experiencia y no te das ni cuenta. Nunca me olvidaré que uno de los días en que estuve con ellos en el hospital después de su nacimiento en un momento me quedé sola.

Todo el mundo se fue, después de que mi habitación había estado llena de visitas, pocos minutos antes, ese fue el momento de la primera prueba, los niños como por arte de magia empezaron a llorar, como si ellos ya sabían que tenían que probar a mamá para saber que hacía.

Me tuve que parar e ir hacia las cunas y con el dolor de mi cesárea (era la segunda vez que me paraba) agarrar a uno por uno y traerlo hacia mi cama, no me funcionó pero ya por lo menos los tenía cerca. Creo que alcancé a medio pensar que lo que se venía no iba a ser fácil ni para mi ni mi esposo. Ya en la casa todo fue cuestión de paciencia, orden, sacrificio y mucho mucho amor. Fila de biberones, cajas de pañales, cantidad de leches, cesta llena de ropa, solo salir una tarde indicaba que la cajuela del carro se llenaba de lo más esencial para ellos, todo por partida doble. Como mamá de mellizos creo que una de las primeras virtudes que aprenden tus hijos es a tener paciencia, uno de ellos siempre tiene que esperar a que mamá o papá termine con uno para darle o hacerle algo y decirle al otro “espere un ratito” “you have to wait”, es chistoso pero los niños son diferentes a cuando una mamá solo tiene un bebé, ya que con uno la atención se concentra sólo en el, que al tener dos al mismo tiempo. Ellos tienen que aprender a “esperar”,pero también son cuatro manos las que te abrazan al mismo tiempo, reparto besos al mismo tiempo, dos que aprenden a caminar al mismo tiempo, se tienen siempre compañía por que se tienen el uno al otro desde que compartían la barriga de mamita, y la emoción mas grande cuando aprendieron a decir mamá al mismo tiempo. Definitivamente mi vida cambió después del parto, con mi esposo nos organizamos con horarios que a partir de los 3 meses pudieron ser cumplidos, y creo que es lo mejor que pudimos hacer con ellos, por que sino estuviéramos medios locos. Es más, con él siempre decimos si con dos ha sido fácil, cómo hubiera sido la experiencia si fuera solo con uno.